lunes, 26 de junio de 2017

algo con poco sentido

Tenemos una conexión. Una conexión que empezó desde el momento que me confesaste lo que era en ese entonces tu mayor secreto.

No fue hasta hace poco que llagaste a mi mente de nuevo porque estaba pasando por la misma situación por la que tu pasaste y en vez de apoyarte te unidi más. 

Y pasaron años sin vernos. 

Y entonces nos volvimos a ver después de todos esos años, te saludé como una extraña y esa misma noche estábamos acostadas en la misma cama tratando de ponernos al tanto de nuestras vidas. En la noche ya no eras una extraña, eras esa persona especial con la que tanto me gustaba platicar.  Increíblemente me hiciste sentir tan cómoda y relajada. Las dos sabíamos que al amanecer íbamos a volver hacer dos extrañas. 

Y entonces un montón de flashbacks vinieron. Unos lindos como el concierto de piano, otros malos como mi actitud contigo, otros que me dieron risa como la manera en la que duermes y otros que me hicieron sentir confundida tanto como lo estaba en ese tiempo.  No importa que te deje de ver 5 años y te vea de nuevo por casualidad, porque la conexión siempre va permanecer. Y la verdad odio esto.